Jules Rimet

Copa Jules Rimet Pixelado - Enrique Casal RoigLa entrega de la Copa Mundial por parte de Jules Rimet a Obdulio Varela fue una de las obras mas interesantes de pintar. Básicamente era retratar ese momento de desconcierto al término del partido en la final de fútbol en 1950, cuando todo estaba programado para los festejos de los brasileros y el presidente de FIFA no sabía a quien darle la copa.

Lo mismo que en la obra «Mudos» el gol de Ghiggia, la técnica fue el pixelado con los «actores» en colores y el entorno en blanco y negro. Las medidas son 120×120 cm y los pixeles de 18 mm. Para tener la posibilidad de un secado mas rápido está hecho con pintura acrílica y como en casos anteriores solamente con los colores primarios (rojo, amarillo y azul, complementando con blanco y una tierra sombra)

La Copa Jules Rimet fue obra del escultor galo Abel Lafleur y es una alegoría de Niké la diosa griega de la victoria, con alas estilizadas. La figura tiene los brazos levantados, y sujeta una copa de forma octogonal. Tiene una base de mármol sobre el cual tiene incrustados los nombres de los campeones en pequeñas placas. Mide unos 30 cm de altura y tiene 3,8 kg de plata esterlina enchapada en oro y su peso total es de 4,5 kg.

Jules Rimet fue un abogado, árbitro de fútbol y dirigente deportivo francés, que ejerció como tercer Presidente de la FIFA, desde 1921 hasta 1954, liderando dicha organización durante 33 años.

Así comentó Jules Rimet el final del partido y el momento de entrega de la copa: «Todo estaba previsto, excepto el triunfo de Uruguay. Ni guardia de honor, ni himno nacional, ni discurso, ni entrega solemne. Me encontré solo, con la copa en mis manos y sin saber qué hacer. En el tumulto terminé por descubrir al capitán uruguayo, Obdulio Varela, y casi a escondidas le entregué la estatuilla de oro, estrechándole la mano y me retiré sin poder decirle una sola palabra de felicitación… «.

A lo largo de su carrera, Jules Rimet, configuró la estructura actual de la FIFA, creando la Copa Mundial de Fútbol y definiendo la ambiciosa mecánica que dicho torneo implementaría, lo que incluía la rotación de los países anfitriones, la creación de un sistema de eliminatorias y la periodicidad de cuatro años que lo caracteriza actualmente.

El 19 de diciembre de 1983 robaron la copa en Rio de Janeiro, y no volvió a aparecer nunca mas, convirtiéndose en uno de los mayores misterios de la historia de los Mundiales.

Los ladrones que no repararon en el valor de ese símbolo, la extrajeron de las vitrinas de la Confederación Brasileña de Fútbol y la fundieron en pequeños lingotes de oro.

Las autoridades del fútbol de la República Federativa Alemana en gesto enaltecedor ordenaron confeccionar una réplica idéntica que entregaron a Brasil seis meses después de aquel criminal suceso.

La obra está en exhibición en Montevideo en la Galería de Arte TazArt en Carrasco en Av. Arocena y Gabriel Otero

Copa Jules Rimet en TazArt Enrique Casal Roig

2 comentarios:

  1. Que bueno el cuadro y que buena la historia de la entrega de la copa.
    No deje de pintar estos momentos tan uruguayos, por favor!
    Felicitaciones

  2. Este cuadro está tremendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *